-------------------------

Como flores hermosas, con color, pero sin aroma, son las dulces palabras para el que no obra de acuerdo con ellas.

Buda.

12 de mayo de 2010

Cuentos de la India


He estado pensando cuantas cosas hemos de aprender día a día, minuto a minuto ya que la vida es solo aprendizaje que pasan junto a nosotros en todo momento, a través de alguna circunstancia, de un dolor, de una alegría, de solo un momento fugaz y hasta a veces nos da un gran sacudón con acontecimientos muy dolorosos por lo cual tenemos que transitar para aprender.
Pero muchas veces cuando no se aprende pasan situaciones
las cuales no podemos manejar.
La vida es un camino con obstáculos los cuales hay que saber esquivar,
para despertar poco a poco.
Muchas personas al estar dormidas en su propia evolución no ven con los ojos del alma y apenas ven con los ojos de su rostro. Otros se creen estar muy despiertos porque se dedican a hacer algo espiritual, pero en el momento de pruebas de la vida, surge su verdadero ser y solo el que sabe ver, observa su pesada mascara.
Me pregunto, porque muchas personas se esconden detrás de lo espiritual para aprovecharse de aquellas personas que si, llevan en el alma el perfume de Dios y con ese perfume quizás sin querer hacerlo, perfuma el espíritu de aquellos que están apagados o perdidos. Ese es un don divino y transparente.
Benditos sean aquellos que caminan con la pura verdad y tienen el alma sin oscuridad para dar.
Benditos quienes buscan la luz y regalan luz.
Aquí dejo dos cuentos de la India, algo para meditar y despertar un poquito más.
Sol



EL FALSO MAESTRO

Era un renombrado maestro; uno de esos maestros que corren tras la fama y gustan de acumular más y más discípulos. En una descomunal carpa, reunió a varios cientos de discípulos y seguidores. Se irguió sobre sí mismo, impostó la voz y dijo:
--Amados míos, escuchad la voz del que sabe.
Se hizo un gran silencio. Hubiera podido escucharse el vuelo precipitado de un mosquito.
--Nunca debéis relacionaros con la mujer de otro; nunca. Tampoco debéis jamás beber alcohol, ni alimentaros con carne.
Uno de los asistentes se atrevió a preguntar:
--El otro día, ¿no eras tú el que estabas abrazado a la esposa de Jai?
--Sí, yo era -repuso el maestro.
Entonces, otro oyente preguntó:
--¿No te vi a ti el otro anochecer bebiendo en la taberna?
--Ése era yo -contestó el maestro.
Un tercer hombre interrogó al maestro:
--¿No eras tú el que el otro día comías carne en el mercado?
--Efectivamente -afirmó el maestro. En ese momento todos los asistentes se sintieron indignados y comenzaron a protestar.
--Entonces, ¿por qué nos pides a nosotros que no hagamos lo que tú haces?
Y el falso maestro repuso:
--Porque yo enseño, pero no practico.

*El Maestro dice: Si no encuentras un verdadero maestro al que seguir, conviértete tú mismo en maestro. En última instancia, tú eres tu discípulo y tu maestro.


EL ANCIANO Y EL NIÑO

Eran un anciano y un niño que viajaban con un burro de pueblo en pueblo.
Llegaron a una aldea caminando junto al asno y, al pasar por ella, un grupo de mozalbetes se rió de ellos, gritando:
--¡Mirad que par de tontos! Tienen un burro y, en lugar de montarlo, van los dos andando a su lado. Por lo menos, el viejo podría subirse al burro.
Entonces el anciano se subió al burro y prosiguieron la marcha. Llegaron a otro pueblo y, al pasar por el mismo, algunas personas se llenaron de indignación cuando vieron al viejo sobre el burro y al niño caminando al lado. Dijeron:
--¡Parece mentira! ¡Qué desfachatez! El viejo sentado en el burro y pobre niño caminando.
Al salir del pueblo, el anciano y el niño intercambiaron sus puestos.
Siguieron haciendo camino hasta llegar a otra aldea. Cuando las gentes los vieron, exclamaron escandalizados:
--¡Esto es verdaderamente intolerable! ¿Habéis visto algo semejante?
El muchacho montado en el burro y el pobre anciano caminando a su lado.
—¡Qué vergüenza!
Puestas así las cosas, el viejo y el niño compartieron el burro. El fiel jumento llevaba ahora el cuerpo de ambos sobre sus lomos. Cruzaron junto a un grupo de campesinos y éstos comenzaron a vociferar:
--¡Sinvergüenzas! ¿Es que no tenéis corazón? ¡Vais a reventar al pobre animal!
El anciano y el niño optaron por cargar al burro sobre sus hombros. De este modo llegaron al siguiente pueblo. La gente se apiñó alrededor de ellos. Entre las carcajadas, los pueblerinos se mofaban gritando:
--Nunca hemos visto gente tan boba. Tienen un burro y, en lugar de montarse sobre él, lo llevan a cuestas.
!Esto sí que es bueno! ¡Qué par de tontos!
De repente, el burro se revolvió, se precipitó en un barranco y murió.

*El Maestro dice: Si escucháis las opiniones de los demás, acabaréis muertos como este burro. Cerrad los oídos a la opinión ajena. Que aquello que los demás censuran te sea indiferente. Escucha únicamente la voz de tu corazón y no te pierdas en opiniones ajenas.


No hay comentarios:

Pensamiento de Buda

“No creas en nada, simplemente porque te lo han dicho o porque es tradicional. No le creas a tu maestro simplemente por respeto Pero si de alguna forma, por medio de un examen, encuentras que es uno que lleva al bienestar y felicidad de todas las criaturas, entonces sigue ese camino como la lunaImage and video hosting by TinyPic sigue el camino de las estrellas."Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Entrenamiento Kun Fu en Shaolin

OM MANI PADME HUM

Escucha este hermoso mantra de kwan yin y mira las hermosas imagenes de esta maestra ascendida Bodhisattva,llena de amor y perdon.